espinillas-blancas

Ahh Navidad. Tiempo de amor y paz… y también cierre de año en el trabajo, gastos inesperados, actividades sociales todos los días de la semana, estrés, desvelos, maquillaje, comida deliciosa y grasienta y por tanto: ¡espinillas! Hay gente que parece haberse ganado la lotería genética y no tienen que preocuparse por este tema. El otro 99.9 por ciento de la población (nosotros los mortales), sabemos que sin importar cuántos cuidados tengamos, una traicionera espinilla blanca está siempre a la vuelta de la equina en el momento menos oportuno.

Pero gracias a que su amiga Andrea es la reina de las espinillas inoportunas (y se dio a la tarea de probar todos los remedios caseros y no caseros del mundo), ahora van a tener un arma infalible para deshacerse de ellas en 3 días sin tener que exprimirlas y arriesgarse a que se vuelva peor. ¿El secreto? Aceite de coco.

Yo sé que a mis colegas graso-fóbicas les aterra la idea de colocarse aceite en la cara pero prometo que no tienen nada que temer. Solo se trata de aplicar con un algodón o con los dedos bien limpios una gotita de aceite de coco sobre el área afectada tantas veces como sea posible. Yo por lo general lo hago en las mañanas y en las noches, siempre con la cara lavada y en 24 horas la inflamación se me reduce casi al 50%, convirtiéndose en un pequeño cascarón que en la mayoría de los casos se cae solo al tercer día.

Algo que sí les recomiendo es evitar el maquillaje alrededor del área afectada, especialmente bases y correctores porque solo van a agravar el problema. Yo por lo general me limito a hidratante, tónico, BB Cream y polvo evitando las espinillas (a esas solo les aplico aceite) y así aprovecho para dejar descansar mi cara lo más posible.

Ya he compartido este tip con varias personas y todas me han dicho que les ha funcionado igual de bien que a mí. ¡Así que ahora les toca a ustedes! Pónganlo a prueba y me cuentan cómo les va. 

 

` `