no-tengo-nada-que-ponerme

Enero es un mes maravilloso, lleno de inspiración, nuevos comienzos y buenas intenciones. Pero cuando se trata de mi clóset, por lo general es un desastre porque nunca tengo nada que ponerme y se debe principalmente a dos razones: 1. Mi presupuesto se fue en compras navideñas y 2. Luego de tanta comida y descanso durante Navidad y Año Nuevo… ¡YA NADA ME QUEDA!

Pero aunque a veces me resulta frustrante darme cuenta de que estoy en una crisis de vestuario, ahora trato de verlas como buenas oportunidades para ser un poco más creativa, reciclar las pocas cosas que me quedan y reinventarlas de formas inesperadas. Ese es el caso de este outfit que es un poquito como un “arroz con mango” pero del cual me siento bastante orgullosa. Creo que voy a tener que recurrir a esta técnica durante los próximos días para mientras regreso a mi tamaño normal y aprovecho la temporada de rebajas para renovar inventario.

¿Les ha pasado algo similar? Cuéntenme en los comentarios si también están pasando por una de estas crisis en las que sienten que no tienen nada que ponerse y cómo lidian con ello. 

_bb_7854

_bb_7833

_bb_7718

_bb_7900

_bb_7770

_bb_7823

_bb_7787

_bb_7939

Camiseta: Forever 21 (Estilos similares: aquí) // Falda: Stradivarius (Estilo similar: aquí)// Bolso: ESTEFAN // Zapatos: Steve Madden (Estilo similar: aquí) // Choker: Stradivarius (Estilos similares: aquí)

Fotos: Eva bendaña

` `