Andrea González junto a instalación de Nicaragua Diseña

El regreso de la hija pródiga

Antes de empezar a escribir este post, me puse a repasar el que hice hace ya 5 años, cuando tuve la oportunidad de ser parte del equipo organizador del primer Nicaragua Diseña. No puedo evitar emocionarme cuando pienso en aquellos días, porque me parece algo casi surreal ver cuanto ha crecido aquel proyecto que al inicio nadie realmente entendía y en el que solo unos cuantos creían.

Durante estos años en los que había dejado de lado el blog también dejé de lado todo aquello relacionado con la industria creativa. Creo que fue el estar apartada tanto tiempo lo que creó un vacío en mí, que finalmente se volvió el impulso y estas ganas que tengo ahora de retomarlo y cultivarlo como lo que debió ser desde el comienzo.

Se me llenan los ojos de lágrimas de recordar los primeros minutos explorando los stands. Muchas caras conocidas de gente que pensé que me había olvidado por completo y que me recibieron con los brazos abiertos, como Karla Castillo, a quien conocí por allá de 2012 y a quien he visto crecer desde lejos. Nuevos amigos que he conocido este año como Donald de Madre Culture y Francella de Nandamús quienes hace solo unos meses me estaban abriendo la puerta a sus casas para conocer sus proyectos por primera vez.

El segundo día me levanté muy temprano y muy nerviosa para asistir al conversatorio junto a Agatha Ruiz de la Prada (una de las diseñadoras favoritas y alma gemela de mi mejor amiga) y Atenas Hernández (una de las bloggers centroamericanas más importantes en el mundo). No pude haber pensado en un mejor regalo de cumpleaños. Mi cerebro estaba completamente empapado de tanta información valiosa y mi alma brincado de un lado para el otro gritando y bailando por dentro.

Agatha Ruiz de la Prada en Nicaragua Diseña

Andrea González (Nicaragua) y Atenas Hernández (Honduras)

Ese día también estaba planeado que participara José Forteza, Senior Editor de Vogue México y Latinoamérica. Por razones de horario… y para mi fortuna, su participación se terminó convirtiendo en un segundo conversatorio al día siguiente junto a Atenas, Shantall y Sócrates Mckinney, director de Dominicana Moda. Llegué todavía más temprano. Fue otra hora y tanto de puro aprendizaje como de 12 materias distintas combinadas en 4 personas. Todavía no puedo creer que estuve ahí. No sé ni cuántas páginas de mi libreta llené.

Preguntas a José Forteza

Andrea González tomando notas en conversatorio Nicaragua Diseña 2016

Y finalmente, las pasarelas. No logré verlas todas, pero las que sí logré ver me dejaron completamente sorprendida y emocionada. Dicen que la moda es algo frívolo y banal pero algo que te saque una sonrisa de la nada, que te haga aplaudir, brincar en tu lugar y que te haga sentir orgulloso por el logro de alguien que no conocés no puede ser banal ni en este planeta ni en ningún otro.

Si tuviera que resumir Nicaragua Diseña 2016 en 3 palabras, no podría. Aunque si mi vida dependiera de ello tendría que decir: humildad, inspiración y aprendizaje. Me ha hecho poner tantas cosas en perspectiva acerca de la ética del trabajo, la constancia y la paciencia. Me hace sentir hasta avergonzada de haber abandonado el blog tantos años por miedo, o por no creer en mi propia visión. Nadie creía en Nicaragua Diseña al comienzo. Yo misma fui testigo de lo que costaba convencer a diseñadores y patrocinadores de que participaran. Cinco años después la historia es muy diferente, pero son los momentos intermedios, los que no salen en las fotos ni en las reseñas los que van construyendo ese crecimiento.

Andrea González junto a Shantall Lacayo y Lauren Vismain

¿Es lo mismo con todo en la vida no? Bien dicen que Roma no se construyó en un día, porque nada que valga la pena es fácil ni rápido. Pero es esa visión la que nos da fuerza para seguir cuando todo se ve negro, cuando duele hasta el último de los huesos, cuando temblamos de miedo y no sabemos muy bien cómo actuar. Muchas gracias Shantall, doña Lauren y a todos los que sin saberlo fueron parte de esta gran lección de vida. ¡Nos vemos en 2017!

` `