Como ya les he contado, siempre me ha encantado hacerme barbaridades en el pelo. Pero después de un período intenso de decoloraciones (10 en 8 semanas más o menos), mi agradecido pelo finalmente tiró la toalla y entró en una comprensible etapa de depresión severa en la que parecía una escoba vieja y además se me empezó a caer en cantidades alarmantes.

Por eso decidí tomar medidas extremas y empecé a buscar tratamientos de rehabilitación intensa. Fue así como di con el Botox Capilar. Y como sé que no soy la única que lo ha considerado y que hay mucha información confusa en Internet, decidí compartirles mi experiencia. ¡Espero les ayude a decidir!

_BB_0780

Si ya han escuchado acerca del Botox Capilar, sabrán que es algo así como una versión light de la Keratina. Básicamente lo que hace es “rellenar” la hebra capilar, haciéndola ver y sentir más suave y brillante. De ahí el nombre, porque es similar al efecto del botox de verdad, que rellena las arrugas de la cara haciéndola ver más “lisa” y por tanto lo tanto, más jóven.

Yo me animé a probarlo porque justamente lo que buscaba era algo que me permitiera descansar de la plancha, la secadora y las colas de caballo, porque estoy segura que todo eso estaba agravando el problema de caída. Y también porque había escuchado muy buenas refrencias de parte de dos de mis amigas.

El proceso de aplicación es prácticamente el mismo que con la keratina: te lavan con un shampoo que abre la hebra capilar, te aplican el producto (es un poco molesto, pero soportable), te secan y luego te planchan. Una diferencia importante con la Keratina es que en vez de dejarlo actuar por 3 días, el Botox te lo enjuagan al día siguiente. Y en mi caso también me aplicaron una mascarilla.

_BB_0782

Los resultados son visibles inmediatamente. El pelo se siente ultra suave y se ve sano y brillante. Eso sí, en las puntas no hace milagros, si ya estaban maltratadas, seguramente se te van a terminar de morir. Por eso te recomiendo cortártelas después del tratamiento y no antes.

Algo que vale la pena mencionar, es que igual que en el caso de la Keratina, te recomiendan usar un shampoo y acondicionador libre de sulfato de sodio, porque este componente te “barre” el producto. En este tema no estoy muy segura, porque tengo amigas que siguieron usando sus shampoos de siempre y les ha ido bien. Yo personalmente prefiero no arriesgarme. Soy bien salada y prefiero ir a lo seguro. Pero si estás considerando el Botox, también tendrás que considerar este punto.

_BB_0779

La verdad estoy muy contenta con los resultados. Andar por la vida libre de frizz se siente extrañamente liberador. Además, el pelo se me ve bastante más liso, aunque esto es mas bien un efecto secundario. Digamos que alisa un nivel a la vez, pero sí me explicaron que es progresivo.

También me alegra reportar que FINALMENTE encontré un salón en donde me siento cómoda. Muchísimas gracias a Salone di Bianco por su propuesta enfocada a la atención al cliente y su rapidísima respuesta a todas mis consultas a través de redes sociales.

Siempre tuve miedo de ir porque pensé que me costaría un ojo de la cara. Pero me llevé una muy grata sorpresa de ver que son los mismos precios promedio de todos los demás salones similares, pero con un grandísimo valor agregado. No saben lo importante que es para mí no solo obtener un tratamiento, sino que me hagan vivir una experiencia relajante y gratificante… y ellos lo lograron. Muchísimas felicidades a Irela, Ariel y todo el resto del equipo. ¡Créanme que vuelvo pronto!

post signature

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *