madre-culture-handbags-handmade-nicaragua

Madre Culture empezó a sonar en mi radar desde 2016 a partir de sus redes sociales. Me llamó mucho la atención la estética de sus fotos, la originalidad y calidad de los diseños. Así que me di a la tarea de investigar quién o quiénes estaban detrás de la marca y me topé con el nombre de Donald Blandino. Así que fui a visitarlo a su estudio para conocer más sobre el proyecto. Desde entonces, Donald se ha convertido en un gran amigo y aliado de Dream Life Factory a través de muchas colaboraciones. 

Mi primera impresión del lugar fue una sorpresa súper agradable, porque a pesar de ser chiquito, cada rincón está impecablemente decorado y lleno de personalidad. Cuando entrés por primera vez, tendrás claro inmediatamente de qué se trata la marca.

El origen

Madre Culture nació en 2014 como un proyecto de graduación de la universidad. Su visión era crear una marca de accesorios que resaltaran la cultura nicaragüense de una forma no tradicional, sino con una estética bohemia y moderna.

Según Donald, empezó basándose en sus propias ilustraciones y garabatos. De esos que no puede evitar hacer cuando está aburrido. Poco a poco la idea fue evolucionando hasta convertirse en patrones inspirados en vasijas precolombinas encontradas en diferentes partes de Nicaragua.

De trabajo universitario a proyecto empresarial

Madre Culture hizo su debut oficial en la expo imagen de los estudiantes de Diseño y Comunicación de la Universidad Americana (UAM) en Managua. Con tan solo 3 líneas de productos que más bien eran prototipos (algunos aún están en el estudio porque tiene valor sentimental). Hoy en día cuenta con más de 25 líneas de productos.

Las piezas son elaboradas 100% a mano, por artesanos nicaragüenses del barrio indígena de Monimbó, en la ciudad de Masaya. Según Donald, esto ha sido un gran reto no solo para él y para los artesanos, ya que Madre Culture los ha llevado a salirse de los estilos que tradicionalmente estaban acostumbrados a trabajar. Sin embargo, todo el esfuerzo ha valido la pena ya que ahora se preocupan por seguir innovando y mejorando.

Una inversión que vale la pena

Los precios de Madre Culture son súper accesibles. Considerando que cada pieza es única, hecha a mano, con materiales de primera. Realmente es una inversión que te acompañará muchísimos años si la cuidás adecuadamente.

Yo estoy enamorada de las combinaciones de colores y la funcionalidad de las piezas. Especialmente de las libretas y las carteras. Me encanta viajar con ellas porque adonde sea que voy son tema de conversación por sus interesantes patrones. 

Si te gustó este post y querés conocer más acerca de Madre Culture, podés ver su perfil de Instagram y Facebook. Como siempre, muchas gracias por leer y que la fuerza te acompañe. ¡Hasta la próxima!

madre-culture-handmade-leather-handbag

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *