dream-life-factory-blog-skincare-acne

Cuando tenés problemas de acné, es probable que invirtás mucho tiempo (y dinero) buscando una solución. Lo sé porque yo misma he venido combatiéndolo desde hace casi tres años. Hace algún tiempo te compartí un poco acerca de la peor crisis de acné de mi vida y cómo la superé.

Recientemente he descubierto algunos hábitos que, sin darme cuenta, estaban contribuyendo a agravar el problema. Hoy quiero compartirte 9 de estos errores comunes para que identifiqués si los estás cometiendo también y pongás manos a la obra para solucionarlos.

 No limpiás tu celular

¿Te has puesto a pensar a cuántas bacterias se expone la pantalla de tu celular diariamente? Pensá en todas las veces que lo has tocado con las manos sucias, o después de tocar dinero. Tu celular es sin duda uno de los objetos que más tocás al día, y por ende uno de los más sucios. Así que cuando te lo ponés directamente en la cara para hablar, estás llevando todas esas bacterias directo a tus poros. Es una receta perfecta para el desastre. Por eso te recomiendo limpiar regularmente la pantalla con una toallita desinfectante al final de cada día o día de por medio.

No te limpiás el rostro por las noches (o no completamente) 

Todos sabemos que dormir con maquillaje es pésimo para la salud de la piel. Pero si tenés problemas de acné el daño es aún peor. Si este es tu caso, no basta solamente con desmaquillarte. También tenés que lavarte con agua y un limpiador si querrás realmente eliminar las impurezas que quedan atrapadas en los poros durante el día.

No estás usando humectante

Este es un error súper común si tenéis piel grasa. Es bastante lógico pensar que una crema tapará tus poros y te causará más acné. Pero en realidad cuando la piel está deshidratada se ve forzada a producir más grasa de la normal para compensar. Así que es necesario humectar para mantenerla sana y balanceada. Lo que sí es importante es que utilices un humectante específico para pieles grasas.

No te exfoliás adecuadamente

Exfoliar regularmente es necesario para remover células muertas, descongestionar los poros y promover la circulación. Pero hacerlo en exceso puede lastimar la piel, permitiendo la proliferación de bacterias y empeorando los brotes de acné. Lo ideal es acompañar tu rutina de limpieza con un cepillo facial muy suave o esponja konjac para una micro-exfoliación mucho más gentil durante los días de semana; y utilizar un exfoliante un poco más potente una vez a la semana.

Te tocás el rostro constantemente

Tocarte el rostro con las manos sucias es una de las peores cosas que podés hacer cuando padecés de acné. Yo no me daba cuenta, pero todo el tiempo me estaba llevando las manos a la cara. Siempre que estaba aburrida, o cuando tenía una espinilla a punto de reventar. Era como un reflejo involuntario. Así que cuando me di cuenta y comencé a hacer el ejercicio consciente de evitarlo, empecé a ver resultados impresionantes en tiempo récord. 

No estás bebiendo suficiente agua

El agua es vital para que nuestros órganos funcionen de la forma correcta; y la piel es nuestro órgano más grande. El agua es necesaria no solo para mantener la hidratación, sino también para liberar toxinas. Cuando no bebés suficiente agua, estas toxinas se acumulan en tus poros y contribuyen a los brotes de acné. Por eso es necesario ingerir como mínimo 2 litros de agua al día. 

No lavás tus brochas de maquillaje

Al igual que cualquier otro objeto, las brochas de maquillaje acumulan polvo y bacterias. Por eso es súper importante lavarlas como mínimo cada 15 días y ponerlas a secar con suficiente ventilación y de preferencia luz solar. Existen muchos jabones especiales pero también podés usar shampoo para bebés. Esto también aplica para las esponjas como la beauty blender.

Dormís sobre una almohada sucia

Este error es quizás menos obvio que los anteriores pero es igual de grave. Durante la noche, tu almohada entra en contacto con los residuos de sudor, grasa y productos para el cabello y luego los transfiere a tu rostro. Por eso lo ideal es cambiar tus fundas día de por medio, aún cuando cambié el resto de las sábanas con menos frecuencia. 

Estás consumiendo muchos carbohidratos

Un mito muy común es que las grasas causan acné. Pero lo que muy pocos saben es que realmente los carbohidratos causan más daño. Cuando consumís carbohidratos en exceso (y conste que no solo me refiero a azúcar), tu páncreas secreta insulina. Esto a la larga puede causar serios trastornos en tu metabolismo y en tus hormonas. Así que aún si no tenés problemas de sobrepeso pero estás luchando con problemas de acné hormonal, quizás querrás examinar tu dieta para encontrar respuestas.

Espero que este post te haya gustado y te sea de utilidad para identificar posibles factores adicionales que estén contribuyendo a tus problemas de acné.  Recordá dejarme un comentario al final para saber qué te pareció y contarme cuáles de estos errores has estado cometiendo. Como siempre, muchas gracias por leer y que la fuerza te acompañe. ¡Hasta la próxima!

dream life factory beauty blog - 9 common mistakes causing you acne
dream-life-factory-blog-skincare-acne (4 de 7)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *